miércoles, 24 de agosto de 2016

Valderredible en Cantabria y Orbaneja del Castillo en Burgos

Este verano Cantabria a pesar de ser infinita se nos ha quedado pequeña y las dos excursiones que hemos hecho nos han llevado fuera de los límites de la comunidad. Lo lógico es que sea uno el que organice y otro el que haga las tortillas. Cuando intervienen más de uno comienzan las discusiones sobre el lugar o sobre las tortillas. Hoy no podía ser menos. Anoche mis hijos discutían sobre dónde ir mientras yo tenía clarísimo que me tendría que levantar a las 8 para hacer las tortillas y no me estaban dejando dormir. Al final mi hijo se sale con la suya y deciden el embalse del Ebro en oposición a Orbaneja del Castillo que es lo que yo llevo tiempo queriendo ver. Da igual, lo importante es pasar el día juntos que el resto del año no nos brinda estas oportunidades.

Fijamos salida a las 11. Tenemos 1 hora de camino, tampoco tenemos que llegar antes, además dice la aplicación del tiempo que la temperatura será de 19º y estará mayormente nublado. En el último momento aparece el vecino que curiosamente es de un pueblo cercano a Orbaneja. Cambio de ruta, vamos a Orbaneja. Al final el vecino hasta nos regala un mapa y les dice a mis hijos por donde ir para que las vistas sean fantásticas aunque la carretera deje mucho que desear...

En marcha...después de coger una ruta equivocada encontramos la carretera mala que nos indicaba el vecino...mala? peor y que no es carretera, si miramos el ancho mejor la consideramos una senda semiasfaltada de montaña...Pensamos que no tenía nada extraordinario el paisaje como para ir por ese camino, pero de pronto una curva y huyyyyyyyyyyyyyyy podió podió podió vete con mucho cuidado...hemos comenzado a bajar un puerto con una pendiente increíble y nada al lado derecho que es dónde yo voy sentada, no mires, no mires le decimos mi hija y yo al unísono al conductor, tú sólo mira la carretera, mientras cruzamos los dedos para que no aparezca un coche de frente, porque sólo cabe si...mejor no pensar.
La foto no da sensación de la profundidad que en realidad era la bajada desde arriba. Menos mal que fue cortito, aderezado con tres o cuatro pasos canadienses...Yo iba pensando cómo en aquellos inviernos heladores de hace 50 o más años alguien podría vivir en esos pueblos tan a falta de todo, de comunicaciones y de servicios. Es algo que con la mentalidad actual nos sorprende. La ruta incluía iglesias rupestres o eremitarios, esos lugares dónde uno o varios anacoretas se retiraban a orar de por vida. Realmente creo que ese pasaje de la Historia de la religión nunca me lo creí, no entraba en mi cabeza que un señor se pudiera meter en una cueva y vivir toda su vida en ella, por supuesto menos en Cantabria límite con Burgos, con las temperaturas invernales de la zona. La primera vez que vi un eremitario creo que fue hace unos años en Cervera de Pisuerga, publiqué las fotos en este mismo blog. Me parecía sorprendente, o eran muy bajitos o no podían ponerse de pie en un lugar tan pequeño.


Eremitario de Arroyuelos  dedicado a los santos Acisclo y Victoria



Eremitario de Presillas dedicado a San Miguel

La puerta de abajo estaba cerrada y había que encaramarse por la escalera de hierro casi vertical si se quería ver el interior. Yo tengo los dos extremos o soy muy osada o lo contrario, y lo peor es que los dos extremos van juntos. Desoyendo los consejos de mis hijos y marido subí, Peldaño tras peldaño subes agarrada a la escalera, lo peor es que cuando llegas al final tienes que incorporarte y no tienes nada para agarrarte, como pude gateando conseguí, llegar y agarrarme a la valla de arriba. Estaba yo muy feliz de mi proeza y me sentía muy rejuvenecida cuando llegó la hora de bajar...madre de Dios!!!! Había al borde de la roca, un pequeño hueco para apoyar un pie y cercano otro idem para apoyar el otro, se suponía que una vez en esa posición te agachabas pasabas el pie derecho al peldaño 3 de la escalera, te agarrabas y pasabas el izquierdo, e iniciabas el descenso. Aunque no quise mirar para abajo,dije yo no bajo por ahí...me entró pánico, ya he dicho que la osadía y el miedo siempre van juntos. En esos momentos te preguntas cómo puedes ser tan gilipollas y hacer esas cosas a tu edad, y amén de pensar que te matarás o en el mejor de los casos te romperás las piernas, piensas también que la otra opción es llamar a los bomberos que vayan a bajarte de allí, y ante la imagen de los bomberos descoj...se, entre el susto o muerte elegí la muerte...y supongo que San Miguel me echó un cable y todo quedó en un susto

Nos acercamos a San Martín de Elines que tiene una bonita iglesia románica. Nos sorprendió el ambiente que tenía de veraneantes y bares repletos 

Comimos allí, a orillas del río Ebro, le he tomado gusto este año a eso de ir con la tortilla y los filetes de excursión. Nos hizo un día espléndido, totalmente despejado aunque las previsiones decían mayormente nublado.

No entiendo el por qué los aragoneses y catalanes consideran este río suyo en exclusividad, el río ya es caudaloso en Cantabria, a pocos kms de este lugar se sitúa el embalse del Ebro que abastece de agua potable a Cantabria y a Vizcaya. Después el Ebro recorre la provincia de Burgos, parte de Alava, y La Rioja hasta entrar en Aragón y posteriormente a Cataluña. Es decir la mitad de sus 930 kms no son ni aragoneses ni catalanes. Al márgen de toda la insolidaridad que supone creer que un río pertenece a una comunidad determinada.


Llevaba años queriendo ir a Orbaneja del Castillo. Oía hablar de este pueblo pero nunca lo visitábamos, así es que cuando pensé que Cantabria no era tan infinita como el slogan turístico decía, propuse la visita a Orbaneja, sin saber por qué era bonito el pueblo. Cuando estás llegando ya te das cuenta del por qué. El Ebro discurre por un cañón profundo y la erosión secular, ha modelado y dejado en resalte  a ambos lados, farallones calizos de caprichosas y fantasmagóricas formas...

De pronto llegas a una cascada que por ser verano parece ser que no luce ni la mitad, por eso y porque en mi cámara no cabe entera... aparcas el coche y entonces te preguntas pero Orbaneja no era un pueblo? y dónde está? Al lado de la cascada ves una escalera y la gente sube por ella... 134 escalones, donde va Vicente ? donde va la gente. Así es que subimos...


Llegas arriba y encuentras el pueblo. Por encima de la cascada, está el pueblo de Orbaneja muy turístico en verano y con escasa población en invierno. 

con sus empinadas calles y su Cueva del agua, resurgencia de la que mana el agua de la cascada
El pueblo ocupa la altura intermedia entre el cauce del río, y los farallones karsticos que asemejan las ruinas de un castillo y tal vez a eso se deba el apellido del pueblo.


Hoy viendo por enésima vez un documental de la dos, en la sobremesa familiar, preguntaba yo por qué ese empeño en ponerles nombres a los animales, resultaba ridículo que un macho suricata se llamara Ernesto. Y si lo piensas es más ridículo ponerles nombres a las rocas o piedras. Entras en cuevas de estalactitas y te enseñan el fantasma, la magdalena...etc etc...

pues bien aquí hay que encontrar dos camellos que se besan y dejan en hueco el mapa de África.

Habrá que recortar bien ese matorral....




muy bajitos los que vivieron en estas casas.

Orbaneja del Castillo fué declarado Conjunto histórico en 1993 por la riqueza de su arquitectura  popular de tipo montañés y por el pintoresquismo del entramado urbano.

lunes, 18 de mayo de 2015

Paseo por Bilbao

  Siempre voy a Bilbao con prisas. Siempre a algo concreto. Que si al Circo del Sol, que si al Guggenheim, que si al aeropuerto. Esta vez fuimos simplemente a dar un paseo por la ciudad, a ver como había cambiado y por supuesto a comer.

Ya dije en otra ocasión lo que a mi me entusiasma el edificio del Guggenheim y esta vez me recreé viéndolo desde ángulos que en anteriores ocasiones no lo había visto.
el día era el típico de Bilbao, triste y amenazando agua, poquita txirimiri...
y aún así el cristal y el metal producen unos reflejos increíbles.


Un inmenso barco varado en la ría del Nervión. Qué acierto, de construcción y de enclave, hasta la gran araña "Mamá" de Louise de Bourgeois es un acierto.Me puedo pasar horas contemplándolo.
Claro que yo tengo pasión por la arquitectura contemporánea, no por toda claro está, incluso por unas obras o unos arquitectos más que por otros...


Desde luego si es cristal , lo perdono todo. Creo que este material aligera los volúmenes, refleja el cielo y contribuye a dar una mayor luminosidad, tan necesaria en una ciudad del Norte, más si como Bilbao está en un hoyo.  El edificio de la foto es la sede de Sanidad obra de Juan Coll-Barreu y Daniel Gutiérrez Zarza, Tienes un poco la sensación de que ha pasado un tornado por la fachada. Pero me gusta.

Este tipo de pasarelas o puentes siempre me recuerdan las cuerdas de un arpa gigantesca.

 como no! marca y sello de Calatrava. El cuál posteriormente demandó al ayuntamiento de Bilbao por alterar su proyecto continuando la pasarela por medio de una plataforma para unirla con las dos torres del fondo, los edificios Isozaki Atea obra del arquitecto japonés Arata Isozaki. 

Como anécdota, al pasar al lado de las torres nos topamos con Jorge Fernández el guapo presentador de la ruleta de la fortuna, que entraba en el portal.

Con 165 metros de altura, la torre de Iberdrola es también visible desde cualquier punto de la ciudad. Es obra del arquitecto argentino César Pelli, el que hizo las famosas Torres Petronas de Kuala Lumpur.
Finalicemos este corto paseo con una obra mucho más pequeña pero muy popular en Bilbao.

Son los famosos fosteritos. Las bocas de metro que Norman Foster comenzó a diseñar, como acceso a las estaciones en 1988.

sábado, 14 de diciembre de 2013

Chamonix Francia

 Llegamos a Chamonix poco antes del mediodía. El guía nos indica tres actividades; meternos en el interior de un glaciar, subir en un tren cremallera por entre chalets, o subir a L'aiguille du Midi. Sólo nos dará tiempo para hacer una de las excursiones. Ninguna duda. Nosotros decidimos subir.

Son dos subidas, en total unos 20 minutos en teleférico. Suben absolutamente llenos por lo que no pescamos cristal para hacer una foto. No es el mejor de mis viajes, en cuanto a mi salud se refiere, poca cosa pero muy molesto. Sin embargo sé que la ocasión es irrepetible que no volveré nunca a ese lugar. Subimos.

Me han hablado del mal de altura pero me encuentro muy bien y me parece increíble ver a unas jovencitas orientales sentadas en las escaleras a la salida del teleferico pálidas como geishas.

Cuando salgo al exterior es verdad que se me olvidan mis males y hasta se me olvida que puedo respirar y hablar. Es la brisa fría la que me hace llorar un poquito... ya me sucedió en el Corcobado y también en la entrada en barco a Estocolmo. Es demasiada belleza. He querido decir BELLEZA.
Hay un pequeño puente colgado desde el que no podemos dejar de mirar ese maravilloso paisaje, solo mirar, imposible hablar yo estoy tan emocionada que sería incapaz de hablar, y pienso en todos los K y el Everest y en los alpinistas que han puesto el pie en esas cumbres. Creo que sería incapaz de soportar tanta felicidad. 



Parte del grupo que venía con nosotros está allí, a todos les debe pasar lo mismo porque el silencio es total. por fin alguien dice: -Subamos a la terraza de arriba, y todos comenzamos a subir las escaleras interiores. De pronto la señora que viene tras de mí dice: - me encuentro muy mal...y yo sonrío y le digo a otro señor del grupo que va delante: -. Dile a mi marido que hasta aquí llegué, que no puedo dar un paso más. La señora de detrás mío y yo somos ahora dos geishas más. Nos quedamos un rato en la cafetería y se me pasa enseguida el mareo. Mi marido sube a la terraza mientras yo espero un rato más, baja en menos de 2 minutos y se empeña en que tengo que subir sí o sí...que tengo que ver aquello y yo pienso en su poder de persuasión, en todas las veces que he dicho a la montaña rusa no subo y he subido, y me digo no gastes energías, le conoces, vas a acabar subiendo. Mejor di sí y sube.

Ese es el puente en el que la emoción me dejó muda. Todos mis males se disipan, no puedo sentirlos es como si mis sentidos se hubieran emborrachado.

Doy gracias por haber vivido este día. No puedo estar mucho tiempo y no puedo volver pero estas imagenes no las voy a olvidar, las sensaciones menos.

Y el glaciar que está al lado. Una clase magistral de Geografía. Las morrenas laterales, la lengua... recuerdo aquel tema ¡que pena no haber tenido entonces una clase práctica como ésta.!

Y arriba la inmensidad, todo es inmenso en este lugar, todo tiene otra dimensión. Mucho más espiritual, mucho más mística.

Chamonix?  ahí abajo está...

Otro día hablamos de Chamonix, hoy sería un sacrilegio hacerlo. :D

lunes, 2 de diciembre de 2013

Cartuja de Miraflores

Fundada en 1442 por Don Juan II de Castilla y León. Construída por Juan de Colonia y su hijo Simón sobre los restos de un palacio de caza.

Puerta de entrada sobre la que se encuentra el escudo con las armas reales de Castilla y León y el escudo de Juan II

Probablemente a lo largo de mi vida yo haya visitado este sitio otras tres veces antes. Y sin embargo ha sido esta vez cuando me he dado cuenta de lo extraordinario del lugar más allá de lo anecdotario del San Bruno que de niña nos explicaron que te pusieras donde te pusieras te seguía con la mirada.

El famoso San Bruno se encuentra a la derecha en el atrio de la Iglesia, que es de una sola nave con diversas estancias. 

-Sólo le haría falta hablar
-Si pudiera no lo haría pues es cartujo contestó Felipe IV.

Es frecuente encontrarnos en los monasterios de los cartujos esculturas de San Bruno ya que fué el fundador de la orden.
La obra es de Manuel Pereira escultor portugués del s XVI


Puerta de entrada desde la estancia de los fieles Retablo del trascoro.

Yo recordaba este lugar con mucha menos luz, más tétrico y oscuro. La reciente restauración ( 2011) ha hecho de la cartuja un lugar luminoso donde se aprecian mucho más todos los tesoros artisticos que guarda.

Los principales;



1 El retablo mayor encargado por la reina Isabel la Católica a Don Diego Gil de Siloé y Diego de la Cruz realizado en madera policromada. Sin duda la mejor representación de la escultura gótica. No es fácil sacar una buena foto sin flash aunque el templo se haya vuelto más luminoso.

Detalle de los relieves escultóricos del retablo del altar Mayor

Detalle de los relieves escultóricos del retablo del altar Mayor. Prendimiento

Detalle de los relieves escultóricos del retablo del altar Mayor. Isabel de Portugal

Detalle de los relieves escultóricos del retablo del altar Mayor


os dejo ese enlace a un magnifico trabajo realizado por la fundación de Iberdrola que ha colaborado en la restauración.

2. Los sepulcros realizados en alabastro de Guadalajara. Al pie del altar mayor el de Juan II de Castilla y León y su esposa Isabel de Portugal, padres de Isabel la Católica Tiene forma de estrella de 8 puntas. Y el del infante Alfonso hermanos de Isabel la Católica adosado en la pared del Evangelio.Ambos esculpidos por Diego Gil de Siloé.



también realizado por la fundación de iberdrola

En las diferentes capillas y estancias del lateral del Evangelio se ha organizado un museo con algunas obras interesantes y sobre todo con la Historia de este lugar, empleando medios digitales que reproducen códices y detallan todas las piezas que hubiera requerido que mi parada se hubiera prolongado al menos un día en lugar de algo más de una hora. Otra vez será.

Sin embargo voy a mostrar algo que nunca antes había visto ni sabía de su existencia.

Se trata de un Bojarte. Transcribo la leyenda que se encuentra al lado de esta tabla. 

" Así como la campana de la torre nos llama a reunirnos para la Eucaristía y las Horas del Oficio Divino, el bojarte, la tabla que cuelga al lado de la puerta de la iglesia, nos señala a cada monje el papel que nos toca desempeñar; lector, acólito, cantor...

Cuando en 1452 un pavoroso incendio destruyó el edificio primitivo, entre lo poco que los monjes lograron poner a salvo estaba este bojarte, que señala la intención de la misa que cada sacerdote celebra. Es por eso que preside la tabla una representación de la Última Cena en el momento cuando Jesucristo instituyó el Sacramento de la Eucaristía."

Cartuja de Miraflores pulsar aquí