miércoles, 5 de mayo de 2010

La Montaña palentina: Senda del Roblón y Senda del Bosque Fósil



Hacía tiempo que estaba pensando en recorrer la montaña palentina. Había que encontrar unos días adecuados. Y cuando por fin, mis dos hijos menores fijaron la fecha, por aquello de el hombre propone y Dios dispone, resultó que anunciaban mal tiempo. Mal tiempo en el Norte y frío y probablemente agua en el Norte de Castilla. La lógica se impuso, si en el Norte iba a hacer malisimo era casi seguro que al otro lado de la Cordillera cantábrica haría mejor. Así es que no lo pensamos dos veces y nos fuimos a pasar el fin de semana.

El sábado nos salió un día típico de Castilla, frío y soleado. En la oficina de Cervera de Pisuerga recogimos información sobre sendas por la montaña. Una maravilla como lo tienen todo de organizado. Toda la información del mundo en folletos y luego carteles al inicio de las sendas explicandotelas.

Dada mi edad :DD mi hija decidió que haríamos una senda de dificultad baja. Algo más de 4 km , un desnivel de 125m pero no en 2kms como yo suponía sino en un poco más de 1km ya que la vuelta es algo más larga. y para colmo el tramo de mayor pendiente se concentra en 500m. Un repechito al llegar al roble dijo la señora de la oficina de Información y Turismo.



Bordeando una rama del pantano de Requejada se asciende al principio por praderas verdes para poco a poco adentrarte en un robledal de árboles llenos de líquenes, un pelín fantasmagóricos ya que no les habían empezado a brotar las hojas.


El letrero explicativo de la ruta decía que en estos bosques habitan los pocos osos pardos que quedan, además de jabalíes, corzos, comadrejas etc.. Así es que eramos todo ojos y oídos mientras ascendíamos.

Del robledal se pasa al hayedo, desde abajo se veían las masas arbóreas perfectamente escalonadas, con un intermedio en el que ambos árboles aparecen mezclados.

El objetivo del ascenso era llegar hasta el Roblón de Estalaya, un árbol que tiene para unos casi 1000 años y para otros más de 500. Desde luego visto desde la cara Norte era impresionante.



A pesar del frío, para la época en la que estamos, el ascenso te hacía entrar en calor, y eso que yo voy parandome en cada florecilla o planta que encuentro; narcisos, primaveras, sedums, euphorbias y heléboros fué lo que más vi, amén del musgo y los líquenes.

Las medidas del arbolito (Quercus petrea, Roble albar ) casi 11m de perímetro en la base, casi 10m de perimetro en la mitad del tronco, y 12 metros de alto.

Como muchos de estos árboles tan longevos, popularmente es conocido como 'El abuelo' . Es una maravilla poder contemplarlos, ver sus poderosas raíces adentrarse en la tierra y aferrarse a ella. Piensas cuánta vida ha contemplado a su alrededor. Quién lo plantaría, cuándo y cómo, si fué plantado intencionadamente o si fué la casualidad. Por qué esa casualidad le respetó cuando los robles de estas montañas fueron talados para la construcción del ferrocarril o para hacer barricas de vino o muebles o vaya Vd a saber para qué...



El descenso siempre es más fácil, entre los árboles se llega a ver abajo el pantano de Requejada y el pueblo de Vañes.



Los pantanos estaban a rebosar, bueno creo que rebosaban, se veían muchos árboles que asomaban en las orillas sus ramas por encima de la superficie del agua, los troncos no se veían.

Sol y nubes. Imposible ver las montañas más altas, aún con nieve en las cumbres.

......................................................................................................................................................





Y ya metidas en faena y para no enfriarnos, pensando que tal vez al día siguiente llovería y no tendríamos la suerte de poder ver más lugares, decidimos hacer la ruta del Bosque Fósil. Algo más corta que la de la mañana, pero con más pendiente. A pocos kms. de la del Roblón por lo que seguimos estando en los bosques en los que habita el oso pardo. Y además llegamos pasadas las 6 de la tarde. En teoría deberíamos hacerlo en menos de dos horas, pero nosotras nos leemos todos los letreros que encontramos, yo sigo buscando sedum y haciendo fotos absurdas porque ya casi no hay luz, mientras mi hija insiste, -saca el sendero para que se vea todo lo que hemos subido. Y por más que le digo que no se aprecia en una fotografía ella insiste...



Arriba poco antes de llegar a nuestro objetivo se ven aún las cimas con sol. Se ven también los pueblos pero nuestra cámara no lo aprecia.

En esta ruta nuestro objetivo es llegar a un lugar donde existe una pared con un bosque fósil del Carbonífero.Esta pared fue descubierta cuando se realizaban trabajos de extracción de carbón a cielo abierto. Al quitar el carbón quedó al descubierto una pared vertical de arenisca con las marcas de un antiguo bosque creo que de robles. Esa pared en el Carbonífero era el suelo horizontal. El bosque estaba a orillas del mar. Se cree que una ola muy fuerte segó los árboles por abajo dejando los tocones en tierra e inundando la zona...Las marcas largas e inclinadas son las que dejaron los árboles caídos, y unas marcas como estrellas o grandes neuronas son los tocones y las raíces.

5 paneles lo explican detalladamente. Y aún tuvimos tiempo de leerlos aunque con dificultad.


Esta es parte de la pared. Si pincháis en la foto podréis ver mejor las marcas. Después llegaríamos al mirador de La Pernía, desde el que en teoría podíamos divisar los Picos de Europa y el Curavacas, pero había nubes y bruma y el sol estaba ya muy bajo. Así es que mejor lo imaginamos.


Regreso con risas y charleta, a toda prisa porque no sólo se iba a hacer de noche sino que el frío se empezaba a notar.

La senda del bosque fósil empezaba y finalizaba en Verdeña, un precioso pueblo, que aún conserva alguna casa de las de antes.


con esa extraña manera de construir, en la que uno se asombra cómo sin ninguna línea recta ni perpendicular estas casas pueden aguantar tantos años.


Y al final nos metimos en el coche de regreso a casa con la magnifica visión de estos cerezos en flor. ha sido un invierno muy frío y los cerezos lo necesitan para florecer. Año de nieves, año de bienes, dice el refrán..

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Precioso paseo daisy. Me has dado una idea para pasar un finde de este mes de mayo....o de junio, vistas las previsiones metereologicas.....

Gracias por el paseo matutino.

el herrerillo

mari dijo...

Hermosísimo Lour, tus fotos que nos permiten "caminar " por ellas y tu magnifica visión de las cosas,que "mete"a uno en tu vivencia...
Es una suerte que te hayas decidido hacer esta excursión que tanto gusta y que siempre dejamos para luego...
Gracias por compartir tus experiencias !
Cariños desde el otro lado del Atlàntico!

mari

Daisy dijo...

Hola herrerillo! **** Sí debes ir, ahora la montaña palentina está preciosa, y tienes arte, paisajes, cultura, gastronomía, y además puedes hacer senderismo. Pero sobre todo ver pueblos de los de antes... ya te contaré más cositas en la próxima entrada...

Mari **** me gusta tanto que me visites... ya tengo capullos chiquitines en mis ascleps y cada vez que las miro pienso , este año se las voy a colocar todas las que florezcan en facebook para mari, para que vaya diciendome las que quiere.

También quiero que mires los paisajes de tu otra Patria, sé que tienes el corazón dividido entre Argentina y España.

Besucos

diego dijo...

Bonito y didáctico paseo, Daisy. La próxima vez me apunto. Es curioso, yo, hombre mediterráneo, cuando paseo por un monte del norte me veo como un espectador maravillado. Sin embargo, al pasear por mis montes levantinos me veo como un elemento más del paisaje.

Daisy dijo...

Hola Diego a mi me pasa parecido, yo como parte integrante del paisaje sólo me veo en el pueblo de mis padres, en mi Tierra de Campos castellana.

En el resto de los lugares a veces soy parte del paisage y otras mero expectador, depende del número de veces que haya visitado el lugar, en Murcia empiezo a sentirme parte integrante, en Santander creo que no lo lograré nunca, mi alma es más de tonos ocres...

Daisy dijo...

paisaje, paisaje, paisaje...100 veces 8-(