miércoles, 13 de octubre de 2010

Cuando la cabra sube al monte...

por algo será... supongo que si las cabras suben al monte es porque les gustan las alturas. Porque no hay más comida arriba que abajo y sin embargo a ellas les gusta trepar.

Pero tal vez se deba a que desde allí tienen unas vistas fantásticas. ¡Quién sabe! ¿hablastéis con las cabras alguna vez?


Parece lógico pensar que si un monte está cerca de una llanura , en este caso rasa costera, las vistas sean fantásticas porque el radio de visión, o como se llame, es grande...aunque todo lo veamos pequeñito y en las fotos se vea más aún. Pero tan grande?

Langre a un lado, al otro Galizano, y allá en el Norte azul...

 

Estar arriba es para mi algo indescriptible, se me acelera el corazón, me siento increiblemente feliz y a veces pregunto a los que vienen conmigo si sienten algo parecido y no, parece ser que la única cabra soy yo. Les gusta sí, pero no sienten la misma emoción. Y yo lo entiendo, porque antes a mi tampoco me pasaba esto,  esto comenzó con las salidas de campo de la facultad, empezó a entrarme el gusanillo por la Naturaleza, las plantas, los bichillos y los bichotes , y empecé a llenar mi cabeza con datos y más datos, y mis estanterías con libros y más libros...

También he llenado mi ordenador personal, el que está dentro de nosotros de ilusiones, sensaciones, experiencias, conocimientos y esto me permite disfrutar más de cada cosa que veo; sé cómo y por qué los relieves son así, reconozco el nombre de algunas aves, el de algunas más plantas, algún insecto habitual, distingo un puñado de árboles, disfruto del sol y de la brisa, huelo los arroyos y ríos antes de verlos, y como dice el anuncio todo esto no tiene precio...

Sé que esto son cirros,  aunque yo haya visto en ellos a una bailarina dejandose llevar por música celestial.

Nunca tuve pasión por el Mar, siempre digo que soy de Tierra, pero también soy de Aire, me hubiera gustado volar, tiene que ser una sensación increíble, dejarse mecer por el viento.

Esto es un castaño aunque yo sigo pensando que es un árbol con pompones en la cabeza.


Llegas a la cima del monte pensando que hay al otro lado? al otro lado hay verde, valles, montañas, y a veces diminutos puntos rojos agrupados con una torrecilla gris piramidal en el centro, ¡eso es Suesa!, y aquello? y te sientes como si virtualmente estuvieras dentro del Google Earth, pero a lo grande...

Paseo y mis cinco sentidos disfrutan, veo, oigo, toco, huelo y  camino picoteando castañas, madroños, higos,  moras...soy una recolectora furtiva aunque sólo sea un picoteo...

 No tenía tanta hambre ... puede que no estuviera madura...

 Niña esquirola si me lees...sé de un sitio donde hay moras...y están maduras.



7 comentarios:

Anónimo dijo...

Querida Lur, he vivido 30 años en la ladera de una montaña a 1100 metros de altitud.Una montaña frente a la que no habia ninguna otra montaña, y desde la que se llegan a ver casi 50 km de distancia.

Creeme si te digo que de las cosas que mas echo de menos ahora es no ver a un lado la sierra y a otro el llano. Y creeme si te digo que se me humedecen los ojos al recordar mi tierra.

(el herrerillo)

diego dijo...

Me gustas como cabra que tira al monte. Debe ser porque en estos casos me identifico totalmente contigo, no todo van a ser incompatibilidades. La montaña te da lo que no encuentras entre coches, ruidos y humos. Incluso te permite ver algún herrerillo en su ambiente...

iolanda dijo...

¡cómo te entiendo! y es que no hay nada como las alturas, si es en campo aún mas, pero las alturas, (grandes, pequeñas, medianas, de todas clases) es como ser un poco ave sin alas, pero ave... ¡ahora entiendo por que a mi me llamaban cabra! (aunque el loca sigo sin entenderlo eh)

Anonimo, este año en el camino de huéscar a Talavera pasamos por lugars de la mancha dónde la respiración se corta ante la vista, sin ser nada espectacular simplemente resulta grandioso...

Saludos,

Lourdes dijo...

Como siempre empiezo por el final...

Ioli el herrerillo está en la meseta Norte...su Sierra está muy cerca de Madrid.

Más que loca Ioli tu eres cabra despistadilla. Y desde luego tienes sensibilidad y toda la pinta de disfrutar con las alturas.

Diego, siempre hay excepciones que sirven para confirmar las reglas. Pero yo prefiero las incompatibilidades, me divierten más.

Herrerillo, creo que los maravillosos lugares de nuestra infancia nunca se olvidan. Incluso aunque no sea el lugar donde uno ha nacido...mi Tierra de Campos es inolvidable para mi.

su dijo...

Te entiendo perfectamente, yo también tengo las mismas sensaciones aunque no soy muy empollona con eso de los libros, poco a poco voy aprendiendo más cosas que me hacen muy feliz. Y como tu bien dices todo eso está ahí gratis para poder disfrutar. Ayer estuve en un valle de La Rioja y hacía tiempo que no me lo pasaba tan bien!!! Se me abrían los ojos mirando todo y sintiendo un placer indescriptible... y además picoteando como tu, moras, higos, nueces... que belleza!! me estoy volviendo una cursi, jajajajajaja

Mercedes dijo...

Lourdes, también huelo desde lejos los arroyos, ríos y riveras... Tarde pero hasta aquí me trae ese olor

Creo que si a algunos nos hicieran una analítica cromosómica de esas en más de uno predominaba el gen cabra montes sobre el de simio.

Entiendo tu emoción, para mí el simple contacto con la naturaleza...hasta con el mar ya, como te diría?, es fuente de energía y vitalidad, ese algo que “da la vida” que se suele decir... Yo lo descubrí muy pronto, crecí en pleno campo, es una necesidad.

P.D.

Llevo retraso, me ha encantado tu frase de la entrada anterior…"La alegría de lo efímero y la calma de lo duradero"…

En la calle y reflejada dentro de una jaula…de Voitton por supuesto!... con glamour jjajaj

Que de frío deben pasar las pobres cigüeñas en Paris ¿verdad?

Lourdes dijo...

Su a ti se te nota en todas tus entradas y eres joven no quiero ni pensar cómo serás cuando tengas mi edad. Cuando vuelva a casa me pondré al día a ver cuantas flores has pintado en mi ausencia.

Mercedes, París no es más frío que mi Castilla y en Castilla hay montones de cigüeñas y por si no lo sabes creo que la mayor concentracción de cigüeñas está en Cervera de Pisuerga que desde mi punto de vista es uno de los lugares más fríos de España.Claro que negras ninguna

En tu caso Mercedes creo que eres un poco cabra marina entre playera y risquera...:D

Besucos chicas