viernes, 18 de septiembre de 2009

Paises Bajos....Amsterdam ( parte tercera )

Vondelpark, junto con el jardín botánico que no pude ver son los dos únicos parques de la ciudad.

Puede parecer que estoy desbaratando tópicos. No, solamente estoy contando lo que a mi me sorprendió. Porque todos tenemos una imagen mental de los lugares que no hemos visto, pero que nos han contado, o hemos visto imágenes en la tele o en el cine.

Mi imágen mental estaba llena de flores. Si todas las flores vienen de Holanda, Amsterdam tendría que ser una ciudad llena de jardines.

Nada más lejos de la realidad. El primer núcleo de Amsterdam, el casco antiguo, donde se concentra el mayor nº de canales, nunca mejor dicho porque forman círculos concéntricos, no tiene jardines.

Ahora, después de haber estado alli, haber visto el plano de la ciudad y haber escuchado como se formó ganándole terreno al mar, te explicas que ante la escasez de terreno es imposible pensar en parques. Además el tamaño de manzana entre canal y canal, deja en cada una de ellas un recuadro interior que es donde suelen estar los jardines.

Amsterdam se vuelca hacia el interior contrariamente al resto de las ciudades que conozco que lucen plazas con jardines, jardineras y otros adornos florales. En Amsterdam el diseño es de interiores no de exteriores.

Te sorprende cuando vas paseando que la mayor parte de las casas no tienen cortinas, tampoco persianas. Algunas casas antiguas tienen contraventanas permanentemente abiertas. Desde la acera puedes ver el interior de las casas. Al principio pensaba que eran tiendas de decoración hasta que me di cuenta que eran viviendas. Muestran el interior perfectamente decorado y ordenado. Muebles claros por lo general y muchas estanterías con libros. No es que mirara es que era imposible no verlo. Te explican que es por la falta de luz. Las ventanas tienen poyatas por dentro y siempre hay flores en ellas. Muchas orquídeas (phalaenopsis)... muchisimas... Después de la rosa y el tulipan creo que es la planta más vendida.

Aún así y por mucho razonamiento que me haga no entiendo esa falta de decoración en las calles. Claro que los canales ya decoran lo suyo...yo les pondría florecitas en los puentes...no puedo evitarlo.

En el barrio de Jordaan y en otros barrios me sorprendió ver este tipo de vegetación cubriendo paredes. Al menos algo verde.

Menos mal que el mercado flotante, Bloemenmarkt en el canal de Singel me permitió comprar bulbos. Sólo bulbos.

Increíble la cantidad de ellos que había. Tulipanes, jacintos, narcisos, hipeastrum, freesias...en fin los conocidos. Había cosas desconocidas pero no me gustaron. Llegué a la conclusión de que los bulbos más bonitos son los que más se venden. Eso después de mucho pensar.... jajaja

Lo de FloraHolland me compensó con creces...

http://en-tu-jardin.blogspot.com/2009/09/florahollandsubasta-de-flores-de.html


Me consta Hawai que estabas esperando este momento.

Sí, es la entrada al Rijksmuseum. Mejor dicho la salida. El Rijksmuseum está en obras y tiene prevista las obras hasta el 2016. Por lo que gran parte de su colección deambula por los museos del mundo. No obstante había que entrar. Casi que me alegré de las obras, de otra forma puede que no hubiera salido.

Como se trata de contar qué me sorprendió y de resumir, trataré de ser escueta. Frans Hals... Creo que me gusta tanto como Rembrandt... La ronda de noche de este último, una pasada...de un tamaño gigante...Vermer el cuadro de la lechera de Vermer casi que hubo momentos que podía sentir el olor de la leche y de la lechera...fantástico... y por último una casita de muñecas que me pareció increíble... por resumir.

Ya sé que no quieres que resuma, pero mejor en otro sitio...De otro modo me pasaré con Amsterdam más días de los que estuve.

También visité el museo Van Gogh. Y tampoco estaba toda la colección en él. Que me sorprendió? Nada...Van Gogh es como yo suponía... dentro de sus etapas me gusta la primera, la de paisajes holandeses oscurisimos...y la última la de la luz de Arlés.

Y para terminar Amsterdam es una ciudad alegre y bulliciosa, doy fé. Y tolerante, también se nota. Un desfile de moda en una calle comercial tipo milla de oro... he escogido esta foto porque los zapatos cantaban de lejos

Barrio rojo...sorprendente...muy guapas todas y con unos tipazos. Lo digo de verdad y muy bien desvestidas. Si tengo que elegir entre barrios góticos elijo el Barrio rojo de Amsterdam


Esto no me sorprende porque ya se ve en España. La primera vez que lo vi fué en Londres hace 30 años y me pareció genial el poder utilizar el verde de los parques públicos para tomar el sol, dormir, charlar... quedar con los amigos... no sé si entra dentro de la tolerancia, en cualquier caso no permitirlo sí que me parece intolerancia.

Y están los Brown cafés...lo siento no me dió tiempo. Pero me comí dos chupa chups de María que me regalaron unas personas que sí fueron. No noté nada...

Continuará.....

6 comentarios:

Ender dijo...

Lo de no tener cortinas, ni persianas, ni nada, también lo vimos en Berlín y Polonia, debe ser que a nosotros que tenemos mucha luz, somos los únicos que nos molesta no tener las ventanas cubiertas.
En Polonia no, pero en Berlín alucinamos de la cantidad de plantas que tenía la gente, los dueños de las tiendas aprovechaban hasta los huecos de los árboles para plantar alguna cosilla y mucha Phal también, aunque yo me fijaba más en los cactus.

A mi no me parece extraño que sea un lugar alegre y bullicioso, creo que ese es otro prejuicio generalizado sobre los países fríos, que son serios, o tristes y lo que yo veo es que son países dónde aprovechan lo bueno que tienen de una manera muy intensa.
No sabemos la suerte que tenemos de tener tan buen clima, tanto sol, luz, calor, eso da la vida.

Estoy deseando ver la próxima ciudad de la etapa :D

Viv dijo...

¡Qué maravilla, cuántos bulbos! Creo que yo me pondría loca, me compraría todo lo que viera.
Lo que es raro es vivir tan “descubierto”, sin cortinas. Quizás para ellos sea normal, pero creo que no me adaptaría a perder la privacidad.
Me gustan esas paredes cubiertas de verde, aunque creo que los puentes se verían mejor con florcitas jaja.
Un beso Liz.

Hawai dijo...

Y también sucede en Suiza, no tienen cortinas :) y son grandes aficionados a las plantas :). En Gran Bretaña las usan, pero se suelen descorrer de día, y qué decir de la afición jardinera de los ingleses :).

Frans Hals es el pintor de lo amable, de la felicidad, de la familia, siempre contento. Renoir también tenía esa amabilidad, pero con un aire de nostalgia, quizás heredado del Romanticismo.
Vermeer es un gran perfeccionista, un maestro de la perspectiva y el uso de la luz. Lo primero que me sorprendió al ver alguno de sus cuadros en vivo fue el tamaño. Siempre los imaginé más grandes jajaja, y, desde entonces, me fijo muchísimo en las anotaciones con las medidas.

Rembrandt creo que está en otro nivel, debido a su capacidad de introspección psicológica, además de su maestría. El problema es que tiene las obras muy repartidas en diferentes museos, y resulta complicado verlo en su plena evolución. Hay que recorrer medio mundo, y, ni con eso, porque resulta difícil ver las cosas 'a cachos'.

Y siempre la gran pregunta, a la hora de designar al number one absoluto.... ¿Rembrandt o Velázquez? jajajajajajaja.


Bicos.

Daisy dijo...

Gracias chicas...

Haw Yo siempre tuve muy claro que Velazquez pero después de ver La ronda de noche en vivo y en directo, ya me surge la duda...y yo creo que lo de la introspección psicológica también lo tiene Frans Hals y muchos otros...

Bueno los cuadritos de Van Gogh también eran pequeños...lo de Vermeer es que es intimista es que se nota el aire de la habitación, no sé como explicarlo pero me sentí dentro del cuadro.

Entre Velazquez y Rembrandt, a favor de Velázquez, desde mi gusto personal, es una pintura más limpia y más clara, Rembrandt empasta demasiado y utiliza una paleta muy oscura, ahora porque los están restaurando antes eran oscurisimos.

iolanda dijo...

En New York, también vi una cantidad enorme de ventanas que prescinden de cortinas, es algo curioso si.
En cuanto a pintura, no puedo ser objetiva, entre que entiendo poco y que aún tengo en mi retina los distintos blancos y colores luminosos de Sorolla...

saluditos,

Daisy dijo...

Pues si os digo la verdad de las cortinas prescindiría, de hecho prescindo en el ático y en la cocina. Las tengo pero jamás las corro. Me parecen un recoge polvo y sinceramente me dan bastante repelús.

Yo vivo en un pueblo y por mucho que miren los vecinos no me ven. Así es que no sé para que tengo cortinas.

Ahora bien, si viviera como estos señores en lugares por los que pasa gente y mira, seguramente que las pondría. aunque también es bonito ver pasar a los del pueblo y que te toquen en la ventana y saluden.

y en cuanto a la pintura. Cada autor es un mundo unos te gustan por una cosa y otros por otra. Sorolla es un maestro de la luz. Hay un cuadro en el que la luz pasa por los agujeritos de una persiana que me parece algo muy fuera de lo normal.