miércoles, 3 de noviembre de 2010

París a pie de calle

 Éste es uno de los pocos lugares que no recordaba haber visto en mi anterior viaje.

En el barrio del Marais está la plaza de los Vosgos. Surgió por encargo de Enrique IV que ordenó construir en este lugar una fábrica de tejidos de seda y las viviendas de los obreros (1605) . La fábrica quebró y la plaza se convirtió en lugar de cita de la nobleza. En una de sus obras Corneille la nombra como Place Royale. Posteriormente se la llamó plaza de les Vosges en agradecimiento a la celeridad con que pagaban sus impuestos los habitantes de esta región.

En ella vivió Victor Hugo. Creo recordar que es la Plaza más antigua de París.


Si a lo largo de tu vida miras y remiras las fotografías de un viaje, los recuerdos se mantienen vivos. No es así cuando en lugar de ser fotografías son diapositivas, porque por no montar todo el tingladillo no las vuelves a ver.Y sin embargo yo recordaba perfectamente este momento.

Es el hotel de Sens situado en la 1 Rue Figuier. En él se alojó la Reina Margot que mandó talar la higuera que daba nombre a la calle porque dificultaba las maniobras de su carroza.



 La Sainte Chapelle. No, no la visité en el otro viaje. No hubiera podido olvidarla de haberlo hecho. Aunque la había visto en muchos libros de Arte es increíble estar dentro, incluso aunque la parte de la cabecera estuviera en restauración. La luz que se tamiza por los emplomados cristales de sus vidrieras forma un auténtico calidoscopio de colores en su interior.

Construída en el siglo XIII por encargo del rey Luis IX.  Es un edificio relicario, pues se realizó para guardar la Corona de Espinas. El piso superior, el de las grandes vidrieras, 600m2 de vidrio y plomo, era para uso exclusivo del rey.

Si la verticalidad se asocia a la espiritualidad este es sin duda el edificio más espiritual que conozco. Una pena tener que estar rodeada de gente para verlo.



La visita a la Ópera era obligada. Antes que cualquier otro lugar.

Fué construída por Charles Garnier por encargo de Napoleón III. Se inauguró en 1875. Desde 1985 se ha convertido en el Palacio de la Danza y las representaciones líricas se han trasladado a la Ópera de la Bastilla.


Aquí ya estuve...


 El proyecto de Garnier consistía en levantar un monumento al arte, al lujo y al placer. Sobre el patio de butacas la cúpula de Chagall de 1964 que sustituyó al antiguo techo de Lenepveu.

Escalinata central guardada por mujeres con antorchas. Obra de Carrier-Belleuse

Hall. La arquitectura combina el barroco con el neorenacimiento. Pero la decoración interior es muy barroca. Bastante recargada desde mi punto de vista. La época, el público y el espectáculo lo requerían.

Me están haciendo daño los zapatos de tanto pasear. Seguimos otro día.

4 comentarios:

angel lago villar dijo...

Hola Lourdes:

¡¡Esto no puede ser!!

Llevo semanas siendo pero no estando.

Mi blog lo mantengo a base de entradas programadas.

Tan solo decirte que me acuerdo.
No lo olvides.

Un abrazo.

iolanda dijo...

que gozada ver el antes y el después... y constatar las diferencias, a mi me da miedo repetir, volver a aquellos lugares dónde he ido y he sido tan feliz me "asusta" un poco volver la verdad.
besitos

Chelo dijo...

Lo!!! es que a París de paseo hay que ir con zapatillas cómodas, hay tanto qué ver!
Gracias por el paseo, me ha traido buenos recuerdos de una cuidad que me encanta y que me he pateado en cada ocasión que he podido escaparme a ella, ojalá pronto pueda volver, necesito una escapada y París es la ciudad ideal para ello,
Bss

Lourdes dijo...

Angel yo también vivo sin vivier en mi...

prometo hacerte una visita en breve...

Ioli. Cada etapa de la vida es diferente. Hay que intentar ser feliz en cada momento con lo que la vida nos da. Yo recuerdo el otro viaje como la mejor etapa de mi vida.

Este viaje ha sido lo mejor de este año, me conformo con eso.

Chelo, si necesitas una escapada entra en internet prográmala y vete ¡ya! no lo dejes. Yo necesito una o dos al mes :DDD...voy a ver si programo la siguiente...