lunes, 6 de septiembre de 2010

Cuando el corazón se hace un gurruño...



Hay noticias que te sobrecojen, a veces lees o ves algo en la tele que no va contigo pero que te afecta y notas que el corazón se te arruga que te falta la respiración y que no puedes contener las lágrimas.

Hoy es uno de ellos. No son desgracias familiares, en realidad no son de personas cercanas, no van más allá de la proximidad de las personas que conoces por este medio que es internet. Y sin embargo, lo lees y piensas por qué? por qué a estas personas les toca la lotería de la desgracia y les vuelve a tocar el reintegro una y otra vez. Te sientes ruín y mezquina al no saber valorar lo que tienes, al quejarte de nimiedades o al darle importancia a hechos que no la tienen. Sientes la vergüenza del rico ante el pobre, la vergüenza de tenerlo todo ante el que no tiene nada.

Y te sientes incapaz de pronunciar palabras de consuelo o de esperanza, porque sabes que no la hay porque sabes que sonará vano, hueco... y te gustaría abrazar a esa persona muy fuerte y decirle con el abrazo lo que no eres capaz de pronunciar ni de escribir.

Hace unos días un amigo me dijo, no me digas nada, no tienes que decirme nada, eres mi amiga, sólo tienes que escucharme es lo único que necesito. Es tan poco eso, me siento tan mal, tan impotente...

Ayer yo le repetí estas mismas palabras a una amiga, estoy aquí te escucho, aunque no encuentre palabras que decirte... y hoy? que le digo hoy?

9 comentarios:

Hawai dijo...

Hola, Lour :).

En los malos momentos, lo importante es sentir apoyo y calor humano. Apoyar y darle calor, no ya a un amigo, sino a un ser humano que ves que sufre, es mucho más valioso de lo que puedas pensar. No es algo transaccionable en ningún mercado. Es la misma esencia del ser humano.

¿Los ricos sienten vergüenza?...muy optimista te veo jajajaja. Tuve una profe en el colegio, en concreto de Física, que decía que todo aquel que tuviera más de lo que necesitaba, era un ladrón. No se andaba con chiquitas!!!. Con el tiempo me di cuenta de lo privilegiada que había sido por el hecho de contar con profesoras así. Por supuesto, cuando eres una adolescente no valoras la calidad intelectual de tus profes, y, a pesar de que ésta tiene un currículum impresionante, para nosotras era sólo la profe seria y exigente ;).

Bicos ;).

Ignacio dijo...

Opino igual que Hawai, así que yo le diría lo mismo que le dijiste ayer, y también le diría que mañana, pasado, y al otro, y cuantos días sea necesario...le diré lo mismo.

iolanda dijo...

Si, otra que se une a la opinión de Hawai e Ignacio, es importante hacerte sentir, que tu emoción, cariño y sentir pueda arroparle, dar calor en esos momentos... estar ahí.
besos,

Lourdes dijo...

¿Los ricos sienten vergüenza?...muy optimista te veo jajajaja.

Si yo fuera rico la sentiría, no lo soy y a veces me siento fatal al lado de alguien que tiene menos.

Y en estos casos que me toca ver de cerca siempre pienso que no estoy libre de sufrirlo en mi propia carne, pero a veces me siento muy mal viendo lo que a otros les pasa y siento que no es justo que haya personas que se pasen la vida sufriendo.

Haw, Ignacio, Ioli. Yo os siento cerca siempre, pero hoy os agradezco mucho que estéis aquí.
Gracias por vuestras palabras, las necesitaba.

Besos

Para mi amigo invisible, el que hoy me envió palabras de consuelo en otro lugar. Te quiero mucho porque eres la ternura personificada mi osoluso preferido :D. Y porque siempre vas más allá de las palabras.

larous dijo...

La mayoría de la sveces no hace falta decir nada, y con estar ahí, escuchando, como tu haces, basta.

Es muy dificil ver sufrir a los demás y no poder hacer nada.

Bss

Ender dijo...

Pues eso, no hay que decir nada, nada, nada.
Hay que estar siempre, siempre, siempre.

Y regalar muchas sonrisas, que es una de las cosas más bonitas del mundo.

Besos, abrazos, sonrisas.

Lourdes dijo...

Larous, Ender

gracias ****

angelito dijo...

Hace cosa de un mes que leí esta entrada Lourdes, yo tampoco estaba para dar animos la verdad, y a mi también se me hizo un gurruño el alma.

Hoy, nada que te pueda decir que no te han dicho, a veces escuchar es justo lo que se necesita.

Lourdes dijo...

Hola angelito...no te he contestado antes porque he estado de vacances y el ordenador que he usado no me da las entradas nuevas. No te había leído.

Sé que estar ahí es importante pero me cuesta aceptar el fracaso de mi inexistente ayuda, me siento mal cuando no puedo ayudar a cambiar una situación.

Besos y gracias