jueves, 16 de septiembre de 2010

Regresando a la cueva...


Te decía amigo mío, que desde la distancia, desde la relajación de unos días de descanso, sin estar metido de lleno en los problemas cotidianos, la capacidad de pensamiento y de razonamiento aumenta.

Si en 15 minutos de lancha de la otra entrada anterior fuí capaz de ir de lo trascendente a lo intranscendente, unos días de vacación o unas horas de relax me pueden llevar a la Prehistoria o mejor aún viajar desde ella a nuestros días...

Recuerdo a nuestros antepasados, a los hombres prehistóricos que dedicaban su vida a la caza y a la recolección de frutos, nómadas o sedentarios, su único refugio las cuevas. Expuestos a ser cazados ellos mismos, a montones de riesgos y peligros y con una experanza de vida muy corta.

Voy recorriendo mentalmente las diferentes eras o edades históricas y me doy cuenta como el Hombre ha ido conquistando parcelas de Progreso a lo largo de su existencia, en una progresión exponencial en los últimos 100 años. Y siempre ha habido como fondo una sociedad. El Hombre siempre ha sido un animal social; familia, escuela, juegos, pueblos, ciudades, asociaciones , grupos, trabajo...siempre relacionandose con sus congéneres.

Mi madre solía decir ¡Cuánto nos ha enseñado la televisión! Sí, es verdad que hemos viajado mucho a través de ella, hemos acercado otros pueblos, otras culturas a nuestras casas. y todo sin movernos de la butaca del salón.

Pero lo mejor aún estaba por llegar. Los ordenadores e internet han sido mucho más globalizantes que el resto de los medios de comunicación. Nos han permitido no sólo conocer otros pueblos, otras gentes sino comunicarnos con ellos. Intercambiar opiniones, compartir aficiones, juegos, reir y llorar juntos.

Recordáis cómo era nuestro mundo antes de la televisión y de internet?... pasabamos el día en el trabajo o en la escuela y en la calle. Recuerdo el paseo de mi ciudad, lleno de gente todas las tardes, haciendo corrillos, charlando con unos y otros. Hacíamos excursiones al campo, con amigos, con la familia. Ibamos a las fiestas de los pueblos, a las verbenas de los barrios, el caso era no quedarse en casa. No recuerdo haberme quedado con gusto en casa ninguna de las tardes de mi adolescencia. Después menos.

Ahora todas esas relaciones las estamos sustituyendo por la cajatonta y por los amigos de internet. En un aislamiento total del resto de las personas que fisica y afectivamente nos rodean.

Todas las horas que antaño pasabamos en la calle o en el campo ahora son horas de sillónball y silla de ordenador.

De verdad estamos progresando? ... creo que estamos regresando a la oscuridad de la cueva.

13 comentarios:

iolanda dijo...

Holaa!

Pienso Daisy que todo en su "justa" medida,(aunque, cual es la medida justa me pregunto)es progreso, supongo, una herramienta mas para desarrollo de la persona.

Yo, en mi niñez y juventud lo he pasado genial aunque salir salía poco relativamente, tenía hobbys individualistas como coser o leer, (algo que hacía exageradamente)y la televisión nunca ha sido mi afición.

Irónicamente, en mi caso, internet ha conseguido que sea menos tímida, mas sociable, mediante este medio, he conocido a gente con la que he realizado encuentros y cultivado amistad... en definitiva, me ha sacado de mi "cueva".

si, en mi caso ha sido un progreso, sin embargo, a mis hijos, tengo que arrancarlos de sus juegos en los portátiles... pero una vez que lo hacen, no les cuesta renunciar, les encantan los juegos de mesa o salir en bici por ejemplo.

Besitos,

Hawai dijo...

Pues no sé, creo que cada tiempo trae cosas buenas y malas, ningún tiempo pasado ha sido ni mejor ni peor. Sólo ha sido. Esto lo explican muy bien los antropólogos, que no creen en la evolución. Para ellos somos iguales nosotros que una tribu perdida del Amazonas. Y, realmente, es así: nuestra sociedad tiene muchos avances, pero esos avances han traido consigo sus esclavitudes. A mí hay cosas de mi juventud que me han gustado más que las de la juventud de mi madre, pero, ojo, también hay cosas de la juventud de mi madre que no se han podido disfrutar en la mía.

No creo que internet sea en sí mismo bueno o malo. Basar las relaciones sociales en la virtualidad, no deja de ser peligroso para la salud mental de cualquiera. Lo que no significa que se tenga que renunciar al proceso de comunicación que proporciona este medio. Pero, claro, sólo es el medio, no es un fin en sí mismo. Lo que me resulta preocupante es lo que comentan muchos psicólogos: que hay gente que no tiene amigos más allá de los virtuales, y eso sí es tremendo. No poder levantar el teléfono, como gesto habitual y no excepcional, para tomar algo con un amigo y echarse una charleta y unas risas, eso sí debe ser triste.

A mí, por ej, este septiembre me está costando muuuucho trabajo retomar mi vida internetera. No por mi vida internetera en sí misma, sino porque tengo tal cantidad de actividad en mi vida real, que lo último que me apetece es sentarme frente al pc.

Entonces, sí que pienso que el no tener nada mejor que hacer, las largas horas de invierno, etc. influyen a la hora de conectarse.

A la tele le va a suceder algo parecido a lo que ya ha sucedido con el cine: se viene abajo. Las nuevas generaciones no estamos viendo el número de horas de tele que se veían hace unos años. Basta con observar la parrilla de programación: no hay programas para gente joven. La programación está diseñada para gente de más de 35-40 años.

Lourdes dijo...

Hola chicas!!!ya, ya sé lo de la justa medida, también sé que hay personas para las que este medio es su única manera de comunicarse.

Pero lo cierto es lo que dicen los psicólogos, o las estadisticas como queráis. Cada vez son más horas de estar sentados, inmóviles.

A veces pienso que si en la evolución de los hombres hay órganos que se han ido atrofiando por la falta de uso, si seguimos así nuestros descendientes serán de patitas cortas y culo apaisado (más quiero decir :D)

sí ya sé que soy una exagerada.

Hawai dijo...

Jajaja, no creo que seas exagerada. Pero, mira, si alguien se queda en casa y prefiere no salir, está claro que es por pura comodidad y pereza. No hace falta culpar a la revolución tecnológica, la pereza es pereza....

pereza.

(Del lat. pigritĭa).


1. f. Negligencia, tedio o descuido en las cosas a que estamos obligados.

2. f. Flojedad, descuido o tardanza en las acciones o movimientos.


Exceptuando casos de fuerza mayor, que existen, pero son los menos. A veces, la gente que físicamente tiene limitaciones, es la más activa.


;)

Lourdes dijo...

pues yo tengo una teoría particular respecto a la pereza...

No estoy de acuerdo contigo.

Creo que tiene mucho que ver con lo físico. Y tal vez con la tensión o con las pulsaciones, ahí está mi duda.

Hay personas a las que les cuesta mucho más ser activas que a otras. Yo lo he comprobado en mi familia...

Por ponerte un ejemplo, mi madre nunca podía estar parada. Mi mente nunca puede estar parada pero mi cuerpo nunca ha sido como el de mi madre, nunca pude seguir su ritmo, fisicamente imposible...

Ender dijo...

A mi me cuesta ser activa hasta que se va el sol más o menos.

Me dijeron que es un tema tensional, tensión baja, menos actividad durante el día y más por la noche.
Lo que pasa es que la tensión ya hace tiempo que la tengo normal y sigo igual, jajajajajajajaja
Pero en serio, el día me aplatana y como no tengo término medio o no hago nada o no paro.

Yo hace mucho que no veo la tele.

Para mi internet ha sido una mejoría notable en mi vida, pero hay que utilizarlo con la justa medidad por que es una trampa que te engulle si no controlas.

Lo de la foto, que eslo que é?

Lourdes dijo...

Hola Ender!!! no se te ve...ya no tienes ascleps? el hilo de ascleps del foro, pásate por allí... ha entrado Joaquín Lozano ( Aztekia ) y nos ha puesto los dientes larguisimos...

Lo de la foto es un ordenador, creo que el primero o de los primeros ...ah! sí! creo que es el primer portátil...:DDDD

Museo de informática de Paris...en La Grande Arche

Ender dijo...

Muy pocas, una plaga chunga de cochinillas la ha reducido considerablemente y como estoy harta de las cochinillas y me contagian a los cactus y sucus, de momento me quedo con lo que ha sobrevivido.

Portátil eso? jajajajajajajaja

su dijo...

Hola Lur, internet depende de como lo utilices, como habéis comentado todos. A mi me parece una nueva forma de comunicarse, siempre que no se quede uno estancado en su casa con la máquina, claro. Yo desde el principio lo he utilizado para cosas prácticas de mi vida real, he encontrado a una amiga que hace veinte años no veia y no sabía donde estaba, he hecho un intercambio en Nueva York, trabajo por piso, en mis vacaciones de verano, me dejaron un piso estupendo al lado de central park a cambio de trabajar en un estudio de diseño a las mañanas, una experiencia muy interesante, eso sin internet, imposible. He conocido gente muy maja, y no solamente virtualmente, sino que luego les he conocido realmente, aprendo un montón de cosas leyendo por ejemplo blogs como el tuyo porque me gusta como piensas, sin internet no te hubiera "conocido"... bueno, pero hay que mover el culo de la silla, eso fijo! besos

diego dijo...

La cueva en la prehistoria era una necesidad. Hoy es un recurso, un lugar para aislarse y pensar. Me gustan las visitas recurrentes a mis cuevas, las necesito. En relación a internet, creo (estoy convenvido de) que ha sido una revolución en la historia de la humanidad. Para mí, sus aspectos positivos superan en muchísimo a los negativos. Y, sobre todo, no es excluyente, se puede navegar por internet, aprendiendo, comunicándose, y navegar después por la vida, andando sus caminos aprendiendo y comunicándose también.

Hawai dijo...

Lour :), los deportistas son los que menos pulsaciones tienen. Se supone que aprovechan al máximo cada latido del corazón y que la sangre oxigenada llegue a todos los puntos del organismo con el mínimo esfuerzo.
Es evidente que no todos podemos hacer los mismos esfuerzos físicos: yo no puedo ponerme a correr una maratón :). Para mí la pereza es dejadez de cuerpo y de espíritu.

Con el tema de la tensión arterial, son muchos los mitos, bastante alejados de las realidades. Tensión alta y tensión baja pueden dar sintomatologías muy similares, aunque la hipertensión actúa de manera bastante silente. Hay que medirla, y ver realmente lo que sucede. Muchas veces se confunden los cambios hormonales propios del ciclo de la mujer con la hipotensión.

Bicos!!!.

Mercedes dijo...

Una alegría encontraros reunidos por aquí.

Quizás si hoy fueran escritos de nuevo los capitales algunos hasta dejarían de serlo, y puede que el de la pereza se dividiera en dos...la real y la virtual, creo que gano en la segunda

Para mí la diferencia y la problemática en esto de lo virtual está claramente en la edad. Para nosotros es diferente, en la madurez cada uno escoge cuevas y laberintos libremente, crecimos de cara a la realidad, distinguimos, diferenciamos y medimos los dos sitios...la calle fue nuestra niñera, no google.

Observo atentamente la generación de preadolescentes que me rodea y me preocupo porque pienso que su mundo va a ser diferente...el cine, la música, los diccionarios, los amigos, todo lo tienen aquí!, antes la "afición" de los padres era recoger, ahora escucho como muchos se quejan de que su gran esfuerzo es hacerlos salir...no es ya volver a la cueva, quizás la gran tragedia será la de los que nunca saldrán de ella, niños atrapados en la virtualidad, que perderán un tiempo fundamental en el desarrollo de su inteligencia social, la verdaderamente importante, un tiempo de su infancia que ya nunca van a recuperar.

Besos

Lourdes dijo...

Hola su!! Tienes razón en que puede ser algo muy bueno. Siempre que seas capaz de controlarte.

Todas esas ventajas que dices son ciertas.

Yo también he conocido gente, he pasado ratos muy agradables y otros muy tristes... pero no más que en la vida real, o tal vez un poco más porque en lo virtual tendemos a idealizarlo todo y a desmesurarlo un poco.

Diego tienes toda la razón. Luego te contesto.

Hawai, que dificil es separar el cuerpo del espíritu. Mens sana in corpore sano decía un slogan de mi época. :D

Observo atentamente la generación de preadolescentes que me rodea y me preocupo porque pienso que su mundo va a ser diferente...el cine, la música, los diccionarios, los amigos, todo lo tienen aquí!, antes la "afición" de los padres era recoger, ahora escucho como muchos se quejan de que su gran esfuerzo es hacerlos salir...no es ya volver a la cueva, quizás la gran tragedia será la de los que nunca saldrán de ella, niños atrapados en la virtualidad, que perderán un tiempo fundamental en el desarrollo de su inteligencia social, la verdaderamente importante, un tiempo de su infancia que ya nunca van a recuperar.

¡Hola Mercedes! Exactamente eso es lo que quiero decir cuando digo estamos regresando a la cueva.

Efectivamente nosotros tenemos el referente de la calle, de los juegos al aire libre en nuestra infancia, de los paseos, de las excursiones, del ir de compras etc etc.. Y podemos colgarnos de internet una temporada pero el referente está ahí y en cualquier momento lo retomamos.

El problema está en las futuras generaciones.

Diego,Hawai,Ender, Su no es lo que a vosotros os sucede, es lo que está sucediendo en un plano más generalizado.

Me preocupa lo que dice Mercedes.

Gracias a todos y besucos